¿Qué debe hacer el próximo gobierno?: Canon y regalías mineras

1. Introducción

Carlos Casas Tragadora[1]

Según Bird y Smart (2001), en la práctica la implementación de cualquier sistema de transferencias intergubernamentales debe considerar los criterios de i) flexibilidad y estabilidad, ii) necesidades de gasto y esfuerzo fiscal y iii) condiciones para la ejecución de su gasto (condicionados o no según objetivos específicos de esta transferencia).

El actual sistema de transferencias presenta una serie de problemas como la generación de inequidad horizontal y vertical que deberán ser tomados en cuenta por el siguiente gobierno con el objetivo de reformar del proceso de descentralización. Este es un tema prioritario para el país sobre el que mucho se habla pero no existe un debate real en torno a las alternativas a implementarse. Uno de los aspectos ineludibles es el canon y sus posibilidades de reforma.

El contexto macroeconómico actual del país tampoco es el más favorable: caída de las utilidades de las empresas mineras y paralización de proyectos mineros. Adicionalmente a ello, se encuentra la percepción de las autoridades regionales y locales que consideran el canon como una suerte de “derecho adquirido” cuando su naturaleza es transitoria. La evolución reciente de los precios y los montos transferidos vía canon han elevado las expectativas que no están siendo satisfechas lo que genera un mayor nivel de conflictividad.

Esto no sólo es responsabilidad de las autoridades subnacionales sino también de los gobiernos pasados que al aumentar los montos transferidos realizaban anuncios grandilocuentes de apoyo a la descentralización. Así, a pesar de que los incrementos no eran una decisión de ellos sino fruto de un factor totalmente exógeno lo mostraban como un éxito político. Ello despertó, como ya se mencionó, expectativas con respecto a los recursos fiscales, debido a que no se explicó que estos recursos eran de carácter cíclico y temporal. Es así que si ahora caen los recursos a ser distribuidos, la acusación recurrente será que el Gobierno Nacional se ha quedado con los recursos fiscales, sin caer en la cuenta de la realidad: el tamaño de la torta se ha reducido.

El aumento del canon de 10 veces entre el año 2004 y 2012 introdujo una serie de distorsiones que han generado desbalances horizontales. Para muestra basta calcular el coeficiente de Gini tomando en cuenta el presupuesto per cápita de una municipalidad considerando el aporte por la transferencia del canon. Así se descubre que el canon genera desigualdad fiscal entre las personas que viven en los diferentes distritos y provincias del país.

Estas distorsiones en la distribución son una cara de la moneda. Por el lado de la ejecución de los recursos también existen serias deficiencias debido a que no se llevan a cabo las obras de infraestructura necesarias para cubrir las carencias de la población. Esto es signo de ineficiencia y en varios casos reportados, corrupción lo que contribuye a elevar el nivel de conflictividad del país.

Ante esta situación ¿Qué hacer? Pretender eliminar el canon, como algunos sostienen, es inviable e ingenuo. El nivel de inestabilidad política que ello generaría más conflictos de los que ya existen. Por ello tenemos que plantear recomendaciones que consideramos factibles.

En este policy paper se proponen tres recomendaciones para que el siguiente gobierno mejore el arreglo de descentralización fiscal con énfasis en el canon minero. Para ello, en primer lugar se presentan elementos teóricos sobre “herencia histórica”, para luego abordar la experiencia de los gobiernos pasados en temas de canon minero y regalías. Así, se menciona la ley de canon y su evolución, su distribución tanto en gobiernos regionales y locales, como el impacto del mismo en temas de desigualdad.

Seguidamente, se definen los objetivos y metas del canon minero y regalías como recomendación de política para el próximo gobierno; que implican mejoras en la aplicación del canon minero y regalías desde la sugerencia en la reasignación de la distribución del mismo.

 

[1] El autor agradece la excelente colaboración de la señorita Diana Grimaldi para la realización de este documento. Cualquier falla es responsabilidad absoluta del autor

 

Canon y regalías mineras

Leave a Comment