Efecto de la minería artesanal e informal. Uso de tecnologías limpias para la recuperación de oro.

CONSORCIO DE UNIVERSIDADES “METAS DEL PERÚ AL BICENTENARIPO”

Efecto de la minería artesanal e informal

Uso de tecnologías limpias para la recuperación de oro

José Luis Bauer (Universidad Peruana Cayetano Heredia)

Jose.bauer@upch.pe

Palabras clave: Minería artesanal, Minería informal, Impactos ambientales, Contaminación con mercurio y cianuro.

El problema de la contaminación con mercurio debido a la actividad de la minería informal es un tema prioritario que hay que resolver, afecta no solo al trabajador minero, también genera intoxicación a las poblaciones expuestas a los ecosistemas impactados por la contaminación con mercurio.

Las Naciones Unidas definen a la producción más limpia – PML como “La continua aplicación de una estrategia ambiental preventiva e integrada, aplicada a procesos, productos y servicios para mejorar la eficiencia y reducir los riesgos a los humanos y al ambiente”.

Con el propósito de mejorar las condiciones técnicas, ambientales y sociales de las poblaciones mineras se deben emprender programas y proyectos para evitar emisiones y vertimientos, y determinar los efectos causados por el uso de mercurio y el cianuro en la minería del oro en el ambiente y la población así como mejorar la productividad.

Investigadores de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín desarrollaron una alternativa tecnológica denominada flotación espumante, que permite eliminar el uso del mercurio en la extracción de oro. La propuesta busca reemplazar el mercurio por un nuevo proceso y obtener un concentrado de oro nativo que pase directamente la fundición, sin contaminantes.

Se trata de una tecnología que permite separar el valioso metal de sus otros acompañantes, sin necesidad de usar componentes dañinos. Se utilizan tensoactivos derivados de alcoholes que se utilizan para la fabricación de champú y jabones.

El modelo de extracción que conoce como flotación espumante, tiene la ventaja de sacar a flote entre 90 al 100% del oro, mientras que el mercurio no lo hace con el llamado oro fino, que en los yacimientos mineros de Colombia podría estar cercano a un 30%

En el Perú, y otras partes del mundo la minería artesanal, no cesa aquella mala práctica de emplear el mercurio para obtener oro, razón por la cual un grupo de profesionales peruanos, diseñaron y fabricaron un equipo mediante el cual se evitaría usar en su totalidad este nocivo metal que causa estragos no solo a la salud sino además al medio ambiente.

El aparato en mención recibe el nombre de ECO-100V y fue probado con éxito en la región de Madre de Dios. “Recupera el 95% del oro presente en la arenilla negra y no necesita del mercurio ni mucho menos del cianuro en ninguna etapa de la recuperación del mineral”.

Entre otras características, esta pequeña maquina es desarmable y de fácil transporte. Asimismo, usa reactivos no contaminantes, recircula el 90% del agua de proceso, consume 0,2 galones de gasolina por ciclo productivo y tiene alta resistencia a la abrasión y corrosión.

Si bien esta tecnología fue desarrollada en un principio para las operaciones aluviales de oro, han puesto en marcha otro sistema (ECO-100H) que también es aplicable a la pequeña minería, que explota yacimientos de oro en roca, que se explotan en la zona de Nazca, Chala, Ayacucho, Puno, Cusco, Lima, Piura, entre otros.

Esta tecnología, además de proteger al hombre y al medio ambiente, permitirá incrementar la rentabilidad del pequeño minero al recuperar 95% contra el 80% que se recupera en la amalgamación, además se elimina el gasto del mercurio.

Un científico y microscopista radicado en EEUU, se encontraba experimentando la creación de una barrera marina artificial para mejorar las condiciones de surf en las playas de su estado; al hacer esto, descubrió una forma única de separar el oro microscópico, de las arenas marinas. Esta invención fue patentada por el científico en 1999.

Este método ha sido sometido a pruebas en Asia, África y las Américas, el método ha probado ser un método de recuperación potente, eficiente y que usa solamente la fuerza de gravedad para extraer el oro libre microscópico, el platino y otros minerales utilizados en el comercio.

La biosorción de metales con biomasa fúngica es particularmente atractiva debido a la posibilidad de obtener grandes cantidades de biomasa de los desechos generados por procesos industriales de fermentación. La biosorción de plomo por Saccharomyces cerevisiae, fue estudiada en términos del efecto del pH y la temperatura, para determinar las condiciones óptimas para la remoción de plomo. En la cinética de biosorción se encontró que durante los primeros 5 minutos del proceso se da la mayor tasa de retención de plomo. Se encontró que a pH 5.0 y 25 °C se tienen las mejores condiciones para la retención de plomo por la biomasa de S cerevisiae. La capacidad máxima (qmáx) biosorbente de la levadura, bajo estas condiciones, fue de 0.5 g de plomo/g de biomasa.

La biosorción de metales con biomasa de S. cerevisiae es particularmente atractiva debido a la posibilidad de obtener grandes cantidades de biomasa de los desechos generados por procesos industriales de fermentación. Además su capacidad para retener plomo, hacen de este microorganismo una alternativa para su uso como material biosorbente para la retención de plomo en efluentes contaminados. Basados en los resultados obtenidos en el presente estudio se llega a las siguientes conclusiones:

  • La biomasa de S. cerevisiae presentan una gran capacidad de retención de plomo. En el rango de pH de 1 a 7, la eficiencia de biosorción de plomo tiene su máximo a pH 5. A pH’s mayores de 7.0 el plomo comienza a precipitarse, por los OH- en el medio.
  • La temperatura afecta significativamente la tasa de retención de plomo, teniendo la mayor eficiencia al rededor de los 25 °C. A temperaturas mayores la tasa de retención de plomo disminuye.

Estas características de S. cerevisiae la convierten en una excelente candidata para ser utilizada eficientemente para la recuperación de oro.

El mercurio es el único elemento metálico líquido a temperatura ambiente. Posee brillo parecido a la plata y a 25 °C tiene una densidad de 13.456 g/ml. A 20 °C la presión de vapor es de 0,00212 mm Hg, de tal forma que un recipiente abierto con mercurio metálico y expuesto en un ambiente cerrado, desprende vapor suficiente para saturar la atmósfera y exceder el límite máximo seguro de exposición ocupacional.

Desde el punto de vista toxicológico, existen tres formas de mercurio: elemental, inorgánico (sales de mercurio y óxido de mercurio) y orgánico. Cada una de estas especies químicas de mercurio posee espectros diferentes de toxicidad, aunque todas ellas tienen en común su capacidad de inducir cambios en los sistemas neuronales de los humanos.

La vía de exposición que más debe preocupar a los mineros es la inhalación del vapor de mercurio que se libera durante la quema de las amalgamas que a menudo se realiza en presencia de otras personas o incluso en el hogar. Esta situación de exposición a mercurio elemental, conlleva el riesgo de padecer hidrargirismo o mercurialismo, que cursa con alteraciones funcionales expresadas en déficits orgánicos, neurológicos, cognitivos y psicológicos del individuo.

Los lugares con altas concentraciones comprobadas de mercurio (zonas mineras críticas), son fuentes importantes de dispersión del mercurio en los sistemas acuáticos y contribuyen a la contaminación por metilmercurio que es mucho más tóxico que el mercurio elemental y las sales inorgánicas. La contaminación alcanza los peces, la fauna y flora silvestres, con los efectos consiguientes en la vida de miles de personas, tanto de las que participan directamente en las actividades mineras como de las que viven en las cercanías.

El metilmercurio en los ecosistemas es originado principalmente a partir de la metilación del mercurio inorgánico por bacterias aerobias y anaerobias. En general, todas las formas de mercurio que entran en los sistemas acuáticos pueden convertirse en metilmercurio, el cual puede ser directamente bio acumulado por organismos acuáticos y bio magnificado a través de la cadena alimenticia.

Alrededor del 90 % de todo el metilmercurio presente en los alimentos es absorbido a través del sistema digestivo, tanto en el hombre como en los animales. La manifestación clínica de la intoxicación se conoce como “enfermedad de Minamata”, que cursa con daños neurológicos: ataxia, tremor, parestesias, parálisis cerebral, disminución de capacidad visual y auditiva, y alteraciones cardiovasculares, entre otros. Estas manifestaciones pueden aparecer en niños de madres que han estado expuestas a metilmercurio, particularmente durante la última etapa de la gestación, sin olvidar su gran capacidad teratogénica.

En Perú existen oficialmente un total de 70.858 mineros informales. Ese es el número de mineros que presentaron ante el Estado su declaración de compromiso e iniciaron el proceso de formalización, que comenzó el 19 de abril de 2012, concluyó la misma fecha el año pasado y dio pie –un día después- al proceso de saneamiento, cuyo plazo vence el 2016. Aunque se desconoce cuantitativamente la dimensión de esta actividad (la consultora Macroconsult estima que existirían 100 mil mientras que la Sociedad Nacional de Minería en Pequeña Escala –Sonamipe- apunta más de 500 mil), sólo 10.523 (15%) han avanzado en la carrera hacia la formalidad. De acuerdo al D.L. 1105, esta supone seis pasos, tras la presentación de la declaración de compromiso: La acreditación de titularidad, contrato de cesión, acuerdo o contrato de explotación sobre la concesión minera (1,424 la presentaron según un cuadro elaborado por Ministerio del Ambiente con datos de 10 regiones); la acreditación de propiedad o autorización de uso de terreno superficial (27); la licencia de uso de aguas (26); y la aprobación del Instrumento de Gestión Ambiental Correctivo, IGAC, (696).

Como puede apreciarse, existen buenas alternativas para reemplazar el uso de químicos tóxicos como el mercurio, para la recuperación de oro.

En cuanto a los costos, para la transferencia de las tecnologías a los mineros informales tendría que contemplarse la selección de la tecnología más apropiada, sea esta física, química o biológica y el desarrollo de talleres para difundir el manejo de estos procedimientos.

Es preciso tener en cuenta, que los procedimientos físicos y químicos implican el uso de equipos o reactivos, los cuales tienen un costo, mientras que el procedimiento biológico, emplea levaduras, las cuales son consideradas un desecho de los procesos industriales de fermentación, por lo que su costo puede considerarse marginal.

 

Referencias bibliográficas

Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente 2006

División Tecnología, Industria & Economía, en cooperación con InWEnt

www.unep.fr/shared/publications

Tobón Suárez, Claudia Mercedes (2014) “Estudio de la Hidrofobicidad de oro nativo y su efecto en la Flotación espumante directa”. Doctorado thesis, Universidad Nacional de Colombia, Medellín.

http://www.bdigital.unal.edu.co/11673/#sthash.JRsHMu1k.dpuf

ORO ECOLOGICO – Congreso de la República del Perú

www2.congreso.gob.pe/sicr/cendocbib/con4_uibd…/oroecologico.pdf

ORO ECOLOGICO. TECNOLOGÍA PARA LA OBTENCIÓN DE ORO SIN MERCURIO. EN LA MINERIA DE PEQUEÑA ESCALA. Carlos Villachica León.

Ley 27651 Ley de formalización y promoción de la pequeña minería y minería artesanal. (30 Ene., 2002)

Ley 28063 Ley que establece plazo para la adecuación y manejo ambiental, para la pequeña minería y minería artesanal. (26 Set., 2003)

 

 

 

 

Leave a Comment